Afortunadamente la lectura sigue siendo el lugar al que retirarse de un mundo insano...
Los Cuentos de Pratt
(Historias que no son cuento...)

El Suicida

El Suicida


El humo del cigarrillo barato trepa ondulante hacia el techo del sórdido cuarto donde vivo.
La lluvia golpea salvajemente los cristales de la ventana, mient
ras en la calle las pocas personas que se le animaron al frío del invierno y del domingo huyen por la vereda.
Una gotera deja caer con estrépito su carga sobre la sucia y desvencijada mesa de luz donde está su foto.
La botella de ginebra ácida cae sordamente al piso de m
adera al soltarse de mi mano vencida.
Del bolsillo del pantalón sale el arrugado papel con el número mil veces discado. Inútil.
Ella no está… o no quiere estar.
La Colt del .45 descansa cargada en la mesa al lado del vaso vac
ío. Miro a todas partes buscando una respuesta que nunca encontraré.
Buscando un afecto que nunca fue.
El tren, a lo lejos, lleva gente a alguna parte. En la calle, la noche va adueñándose de todo.
Me decido.
El estruendo del disparo se multiplica en ecos que nadie oye… o que nadie quiere oír.

La muerte, magnífica de libertad, se acuesta ya a mi lado.


                

Los textos que acabas de leer están protegidos por copyrigth, si deseas utilizarlos o incluírlos en otros textos, menciona al autor o ponte en contacto con él